lunes, 23 de abril de 2018

Multiversidad sin Fronteras 26

Multiversidad sin Fronteras 26

En torno  a la Esperanza  1

Manuel Rojas

De qué  se nutre la Esperanza

Revista "Babel"
N° 46. Santiago, 1948. 



Manuel Rojas
Descripción: http://2.bp.blogspot.com/-Z19MniYxQjE/UOIl0Kch1HI/AAAAAAAAFTA/3mgc6BMiRH8/s400/Manuel%2BRojas.jpg
Todo ser humano, por miserable que sea su condición, tiene una esperanza, pequeña o grande, noble o innoble, inalcanzable o próxima, pero esperanza al fin. Una parte de su ser vive en y de esa esperanza, se alimenta de ella y en ella.

Hay días en que esa esperanza amanece reducida al mínimo, misérrima, espantosamente misérrima. Sus posibilidades de realizarse se han alejado o destruido y el ser humano piensa y siente que más valdría que esa esperanza muriese y con ella aquella parte de su ser que vive de ella y en ella, que se alimenta en ella y de ella y que en esos momentos ni se alimenta ni vive, pues está miserable, tan miserable como la esperanza misma.

Pero el hombre tiene, además, otra esperanza: la de que han de venir días mejores para la suya. La deja, entonces, así, pequeña, entumecida, raquítica, y espera; rechazarla sería rechazarse a sí mismo, matarla equivaldría a matar lo que él más estima en sí mismo.

Hay veces en que el ser humano espera vanamente: su esperanza muere en él, tan marchita como él. Otras veces, en cambio, en aquella raíz casi podrida hay un rebrote, un rebrote que puede morir al poco tiempo o que puede traer otros y otros, fuertes y erguidos, apretados de savia, casi agresivos de vitalidad. El ser humano se siente entonces como debe sentirse un rosal en septiembre: pleno, próximo a estallar incapaz de resistir la ola de vida que asciende y circula por sus venas. La esperanza está próxima a convertirse en realidad.

Se ha esperado mucho tiempo, han transcurrido muchos días, terribles y amargos días, días de silencio, días en que se prefería no recordar que se tenía esperanza, días de rencor contra aquellos que impedía su desarrollo, días de desprecio para lo que pudiendo vigorizarla, no la vigorizaba. Días de desprecio, en fin, para sí mismo. ¿Cómo se pudo poner una esperanza en manos tan inhábiles, entregarla a dedos tan torpes, a fuerzas tan inútiles?

Todo aquello, sin embargo, no fue en vano: aquí está la esperanza, rebrotando con una fuerza que produce miedo, con una que está casi más allá de nuestra capacidad de soportarla. Es triste, claro está, muy triste que una esperanza se nutra de hombres muertos, de ciudades rendidas o destrozadas, de incendios, de sangre y de exterminio, pero no siempre le es dado al hombre elegir la materia con que se nutrirá la esperanza.


domingo, 22 de abril de 2018

Multiversidad sin Fronteras 25

Multiversidad sin Fronteras 25
Escribe Julio Monsalvo, desde Formosa, Argentina

LA GACETILLA ALEGRÉMICA
Publicación semanal difundiendo noticias y sentipensares que visibilizan y anuncian un Mundo Saludable con Alegremia y Amistosofía
13 de Abril de 2018
Nro. 219
PRESO SE RECIBE DE SOCIÓLOGO Y FUNDA BIBLIOTECA POPULAR
La Gacetilla Alegrémica agradece a Prensa Ecuménica por esta entrevista que, más allá del testimonio de vida personal, denuncia el injusto sistema socioeconómico y político vigente
  
Waldemar Cubilla tiene 35 años, vivió casi toda su vida en la villa La Carcova de la localidad bonaerense de José León Suárez, y en su adolescencia cometió delitos por los que estuvo 9 años preso.
En la cárcel, se recibió de licenciado en Sociología, fundó hace seis años la biblioteca popular que lleva el nombre del asentamiento irregular. Casado y con dos hijos, expone esa etapa de su vida para que otros no “corran el riesgo” de atravesar la misma situación.
En una extensa entrevista brindada al periodista Alberto Lotuf (A Diario, Radio 2), el joven relató que a los 18 años en 2001 cometió un robo calificado en una vivienda por el que quedó en prisión y recibió una condena a 9 años.
“Era una cosa habitual en muchos jóvenes de la villa del conurbano. Yo me creí el cuento de que la acción delictiva es más concreta en la miseria que la ilusión; que el pobre puede cambiar su forma de vivir a través del delito o la educación. Son las dos variables”, comentó.
“Tuve la mala suerte de no hacer un camino educativo. Me llevó 9 años de mi vida. Tengo 4 hermanos, una familia muy unida que me acompañó durante todo el proceso de mi pena. El castigo no es sólo para la persona que delinque, es para todo el grupo familiar. La mayoría de las familias que están en la villa tienen como un «castigo comunal». En La Carcova tenemos relación directa con el delito y la cárcel. Es como algo regular”, señaló.
Consultado sobre qué lo llevó a delinquir, Waldemar explicó que en aquel entonces lo tomaba como “un acto de justicia”. “Cuando salía a delinquir el presidente (Fernando de la Rúa) se iba en un helicóptero. El tema es el modus operandi, que castiga sólo al pibe pobre. La mayoría de los presos en las cárceles son pobres. Tienen niveles educativos medio con suerte. En gran parte, la pobreza está asociada al tipo de delito como contra la propiedad, no con vaciamiento de instituciones públicas o estafas que son por los que sufre más la población. Un pibe te puede robar 10 mil pesos y un gerente bancario o un funcionario público millones. Y nuestro sistema se enfoca en los delitos de los más empobrecidos”, señaló.
“Es difícil la toma de decisiones cuando uno tiene pocas posibilidades. No es algo que se enmarca entre lo legal o lo ilícito. Uno toma decisiones casi por sobrevivencia, después uno se da cuenta. Cuando salía de delinquir con un arma en la mano no sabía el código penal. Sabía que tenía una situación de miseria”, agregó.
El joven de José León Suárez también contó cómo pasó su tiempo en la unidad penitenciaria y fue crítico con el sistema para que los internos se puedan reinsertar en la sociedad.
“No fue la cárcel la que me abrió, sino la universidad dentro de la cárcel, un proyecto educativo que se animó a meterse. Creo que el servicio penitenciario sigue siendo viejo, para ser suave. No está a la altura de estos tiempos. Sólo meter a una persona durante años adentro de una celda no avizora un cambio de conductas”, sostuvo.
Waldemar expresó que actualmente hace un doctorado en Sociología en la Universidad de San Martín y que se mudó con su familia –esposa y dos hijos– hace aproximadamente tres meses. “En la villa La Carcova llevo adelante la biblioteca. Es una nueva etapa en mi vida. Cuento mi experiencia porque muchos jóvenes corren riesgo de pasar por lo mismo”, concluyó. + (PE/Aire de 


sábado, 21 de abril de 2018

Multiversidad sin Fronteras 24

Multiversidad sin Fronteras 24

 Miércoles 3 de mayo , 19 horas
Sech
Almirante Simpson 3 , Providencia.
 Presentación del poeta chino  Shen Haoba.
Modera la poeta Isolda Morillo, su traductora.

沈浩波ShenHaobo

Traducción deTyra Dieze Isolda Morillo

Nacido en 1976 en Taixing, China, ShenHaobo es graduado de la Universidad Normal de Beijing en filología y literatura china. “Partes Bajas” es como se titula el movimiento poético que encabezó Shen a finales de los años 90 para denominar un estilo poético marcado por temas y lenguajes cercanos a lo “terrenal”.
 Shen es también fundador y CEO de Beijing Motie Book Co., una editorial independiente de gran influencia en China. Ha publicado varios libros de poesía, como Gran mal escondido en el corazón, Crónicas de la aldea Wenlou, Las mariposas, Ordenarme callar, etc. Lo terrenal, lo popular, y lo no-oficial son las características de la poesía   de ShendeHaobo, en cuyos versos podemos encontrar retratos de la China de hoy.
Ha ganado premios como Literatura China de Medios de Comunicación, Poesía Literatura Renmin, Poesía Octubre, Laureles de China, entre otros.


Ciudad de Cenizas
Algún día soplará por aquí una gran corriente de viento
soplará a través de las ciudad
a través de la plaza oscurecida  
soplará a través de las calles
cual un gigante lobo gris
encaramado en cuclillas sobre la gente
extendiendo su lengua poblada de espinas 
de un cepillazo 
derribará los techos, los picos de las torres
y los cráneos de las personas
que tiritando en el viento apuran el paso por la calle
y recién se dan cuenta
al palpar detrás de su cabeza
hurgando dentro 
puñados de cenizas negras

26 de Febrero de 2002


viernes, 20 de abril de 2018

Multiversidad sin Fronteras 23

Multiversidad sin Fronteras 23

COINCIDIR EDICIONES
COLECCIÓN:
CUADERNOS DE LA INTERNACIONAL DE LA ESPERANZA
TOMO I
MIRADAS A LA INTERNACIONAL DE LA ESPERANZA. Luis Weinstein
TOMO II
EL CORAJE Y EL SILENCIO Matías Cepeda y Alberto Valente
TOMO III
SOY NATURALEZA Julio Monsalvo
TOMO IV
EL SUJETO NIÑEZ, ESPERANZADO, ALEGRE Y AMISTOSO David Órdenes
TOMO V
¿QUÉ SOMOS? Jorge Pronsato
TOMO VI
DE TERNURA Teresa Fertl
TOMO VII
UNA APROXIMACIÓN POÉTICA-MÍSTICA-CIENTÍFICA A “LA MENTE UNIVERSAL” Camila Troncoso
TOMO VIII
INTERSOMOS Sandra Isabel Payán
TOMO IX
LA MAGIA Y LA ESPERANZA Matías Andrés Cepeda, Alberto Pascual Valente, Sandra Isabel Payán
TOMO X
EL TAO DE LA ESPERANZA Luis Weinstein
TOMO XI
EL ASOMBRO Y LA ESPERANZA Luis Weinstein
TOMO XII
AMISTOSOFÍA Y LA ESPERANZA Luis Weinstein
TOMO XIII ALEGREMIA Y ESPERANZA Julio Monsalvo
TOMO XIV
CAMINO HACIA LA INTEGRACIÓN Martha Pérez Viñas
TOMO XV
EL CORAJE DE SER, UN ROSTRO DE LA ESPERANZA. Luis Weinstein
TOMO XVI
CANCIONERO DE LA ESPERANZA David Órdenes.
TOMO XVII
IMAGINERÍA Luis Weinstein
TOMO XVIII
LA ESPERANZA Y EL ENVEJECER EN AÑOS Eugenio Gutiérrez y Patricio Ríos Segovia
TOMO XIX
LA DIMENSIÓN POÉTICA DE LA VIDA Luis Weinstein
TOMO XX
ESPERANZAR COMUNICÁNDONOS Julio Monsalvo
TOMO XXI
SALUD SOLIDARIA Julio Monsalvo
TOMO XXII
OPCIÓN POR LA VIDA I Carolina Cazaux
TOMO XXIII
OPCIÓN POR LA VIDA II Julio Monsalvo
TOMO XXIV
PROGRAMA SALUD COMUNITARIA Equipo de salud comunitaria Formosa
TOMO XXV
Vivencias EN QUÉ CREO Luis Weinstein
Tomo XXVI
Vivencias con pueblos originarios  Julio Monsalvo