sábado, 21 de enero de 2017

De post modernos a post egóticos 45

1e Enero del 2017

De  Post Modernos a Post Egóticos 45

 La empresa y la responsabilodad de llegar a ser Homo Sapiens 5

 La Resiliencia ante la Seducción.

El horizonte es el del desarrollo personal, interpersonal,  grupal social, ecológico post egótico.

El del Nuevo Paradigma.
El del camino al Homo Sapiens.
El de la convergencia en la Esperanza.

Es, por cierto, por lo tanto,  el del salir del antropocentrismo, del narcismo de especie, del patriarcado, del individualismo, del exitismo, , del autoritarismo…

Es un camino de transformación individual, interpersonal, grupal , comunitario, social, de relación con la vida, de vínculo con el ser.

El gran obstáculo  para el cambio en el desarrollo dominante ,lo enfermo ,el prncipal agente  patógen, es la seducción.

La seducción muy visible  del consumo y su  alianza con el espectacular crecimiento  tecnológico y el siempre presente autoritarismo.

El consumo envuelto en la hipnosis de la familiaridad.

La realidad humana y la meta del homo sapiens      son muy complejas;la dolencia de la seducción  hace aún más dificil la des alienación y la transformación.

De allí  la importancia, lo imperativo  de  la formación.


viernes, 20 de enero de 2017

De post modernos a post egóticos 44


De post modernos a post egóticos 44
La Empresa y la Responsabilidad  de llegar a se Homo Sapiens 4
El yo en el centro de una nueva manera de hacer política
Ese referente está, tácito, en la adhesión a la vida. Su escollo se  encuentra en el centro de nuestra identidad, en la constelación del yo. La humanidad necesita de integrantes con un yo fuerte, pero no exaltado, autónomo, sin tender a la agresividad ni al aislamiento, un yo con orientación integradora.
La orientación integradora requiere de un arte, una sabiduría, una “sapiensia”, en el juego entre lo individual y lo trans individual, vincular, grupal, comunitaria, humano, planetario. La integración debe modular entre el compromiso y el desapego, participar, involucrase y soltar, dejar pasar. La antigua controversia entre el conservar, proteger e innovar, transformar apunta a una necesidad superior, el nivel del sentido.
Todo ello es referente de humanización. Es aliciente para establecer puentes entre los movimientos culturales renovadores y entre ellos y los focos, las vivencias, las prácticas humanizadoras vigentes en el paradigma actual.
Se trata de un desarrollo de la conducta, de las orientaciones de la convivencia en que la política con respecto a la identidad, a la relación con los diferentes órdenes de problemas, a las diversas expresiones del poder, parecen necesitar apoyarse en lo que hagamos con el yo.
Ahí nos acercamos al gran paso revolucionario, a la politización del tema del yo. Hay cuatro referentes esenciales frente a las cuales necesitamos ejercer la creatividad humanizadora. La humanidad, el tú, el yo y el ser.
El yo está en el centro. Necesita crecer, coordinar, diferenciarse para llegar al tú, para ponerse en el lugar del otro, para encontrar el tú esencial. No puede hacerlo si simultáneamente no se vive como finito, criatura, se- mejante, compañero existencial.
La marcha creativa hacia la ecología del yo pasa por identificar el estado de ego. Ego, el sustentador del egoismo, el yo aislado, sin vivir su condición de parte del otro y de lo otro, ajeno a su participación en el misterio.
La experiencia nuclear, a la que se llega en el diálogo, en la re- flexión, en la acción solidaria, en la experiencia estética, en la contemplación meditativa, es la más originaria de todas, la de ser. La de contar con un regalo asombroso, el que nos acerca al amor y a la creatividad, que nos da sentido. El regalo de participar en el misterio del ser.


jueves, 19 de enero de 2017

De post modernos a post egóticos 43

19 de  Enero de 2017
De post modernos a post egóicos 43
La empresa y la responsabilidad de llegar a ser Homo Sapiens 3

 De esta vertiente de humanización, de búsqueda de un sentido superior para la vida, acompaña, débil, aislada, a los seres humanos de todos los tiempos  emergen las religiones organizadas, las voces humanistas, los llamados a la paz y a la fraternidad. Lo propio de este tiempo, lo paradojal, es que la perspectiva del cambio de consciencia se enlaza, se opone, baila, coexiste en forma entrañablemente cercana, con la corriente dominante.
Las vertientes renovadoras conviven con la dominante en las familias, en los mismos individuos. El poderoso ejecutivo, gimnastaa en pruebas de movimientos de acciones y créditos bancarios, acude al Tarot en búsqueda de luces sobre su fortuna amorosa y puede compartir el yoga con la última indicación de exámenes de laboratorio de su médico. La joven pasa de una tertulia con amigas en que se tasan los méritos de los varones cercanos a situarse ante su correo electrónico para reenviar un mensaje sobre la profundidad de la amistad.
Ahora no es un sólo fantasma el que recorre Europa y el mundo, son muchos hilos conductores de visiones distintas de la realidad ,discurriendo en grupos, en asociaciones, en laboratorios, en observatorios, en libros, en películas, en espacios cibernéticos, en sueños y ensueños.
Frente a lo angosto, linear, de la racionalidad dominante, cohesionada, homogénea, con la eficiencia, guiando números, zancadillas, experimentos, proezas bancarias, espionajes y bombardeos, para mayor acumulación de goce y poder en esta vida y en relación a su adversario frontal, el integrismo, que usa los mismos medios para mayor gloria en el otro mundo, las alternativas se muestran desunidas, actuando en forma fragmentaria, ineficientes, en general sin una perspectiva de conjunto. Así y todo, por allí se va estableciendo una base de cambio, de transformación del sentido común, de paradigma básico. La opción es el acercamiento entre esta matriz difusa de prácticas alternativas que llevan en sí la apertura hacia una racionalidad distinta a la cultura hegemónica con los movimientos, las experiencias, las investigaciones, creaciones y teorías que propenden a los cambios.
Se necesita ir hacia un referente común que no aplaste la diversidad, que lleve a la simbiosis entre la valoración de la eficiencia y de la espiritualidad, que permita la confluencia de la técnica y la razón con los valores y la sensibilidad, que asegure la paz y la seguridad en libertad y en justicia, que conduzca la globalización hacia la unidad de la familia humana.


miércoles, 18 de enero de 2017

De post modernos a post egóticos 42

18 de Enero del 2017

 De post  modernos a post  egóticos 42

La Empres de llegar a ser  homo sapiens 2

 El cambio de paradigma básico

Un cambio en el sentido de la corriente fundamental de la cultura. Un cambio en el sentido común, en que se pueda compatibilizar el desarrollo personal con la riqueza en los vínculos y los derecho de todos; una sinergia humana en armonía con la naturaleza. Es decir, paz, fin de las exclusiones, espirituali- dad, ecología, creatividad social.
¿Es esto posible? No lo sabemos. La suerte de Sócrates, de Gandhi, Luther King, de Jesús... parecen decirnos que estamos en un vano fanta- sear. Sin embargo, la historia humana es corta y se han obtenido avances maravillosos en las esferas del hacer. Nos estamos globalizando. Estamos empezando a proyectarnos fuera de la tierra. Buceamos en la intimidad del átomo, de la célula y del inconsciente. Estos avances carecen de un hilo conductor. Las Naciones Unidas están lejos de constituir una humanidad unida, de iguales.
Hemos hablado de espacios de esperanza. Tal vez el de más peso sea el más íntimo, la aspiración a la amistad y al amor que se da en la inmensa mayoría de las personas. Incluso en el sentido común de quienes están en el ámbito de la competencia y en el del fanatismo. Queremos las caricias, la ternura, la confianza. Además, si calmamos por un instante la presión febril de los cambios de baja profundidad y de acoso de la inme- diatez, estamos en condiciones de permitirnos una emoción natural, la del asombro. El asombro por estar vivos, por existir, porque exista la vida, la inteligibilidad de la realidad, porque existe el ser.
A cada uno según sus necesidades, de cada uno de acuerdo a sus capacidades. El dictum de Proudhon sigue siendo válido en la época del átomo y del Internet. El proceso que nos encamina a ello tiene un punto de partida: el cambio de consciencia.
El motor de la prehistoria, desde las cavernas hasta los dos once de septiembre y el once de marzo puede haber sido la lucha, la de clases, de etnias, de ideas, de armas. La salida de la crisis a través de participar en una inducción del proceso evolutivo pasa por un cambio de consciencia colectivo, que facilite la convergencia y el ahondamiento en los espacios de esperanza y el diálogo, que haga factible el desarrollo de quienes están nadando, contentos o simplemente entregados, con la corriente dominante de la cultura.


martes, 17 de enero de 2017

De post modernos a post egóticos 41

De post modernos a post egóticos 41

La empresa, la responsabilidad de llegar a ser homo sapiens 1

La crisis y sus salidas.

La tarea histórica empieza por convencernos de que no sólo no se acabó la historia, sino que ésta, como historia realmente humana, con visión de humanidad como conjunto y de la complejidad y dignidad de cada ser humano, la historia como homo sapiens, es un proceso todavía en gér-menes. No sabemos si llegaremos a ser homo sapiens.
El proceso evolutivo, el destino, el azar, Dios, el misterio... –aceptemos la diversidad de referentes, nos ha puesto en una situación especial, diferente a los otros seres conocidos.
Tenemos consciencia, consciencia de tener consciencia, de contar con un centro, nuestro yo, nuestra dimensión yoica. Es, hasta donde sabemos, algo totalmente excepcional en la inmensidad del espacio y el largo trayecto del tiempo.
 Ocupamos el lapso de nuestras vidas en sobre vivir, en conservarnos, en acrecentar lo propio, sin visión de conjunto, sin una política de especie, sin una política de sentido para nuestras vidas y las de los otros.
Llegamos a un punto de quiebre, el hacer y el llamado al más hacer, la sacralización de los medios, de las cosas, de la técnica, la falta de profundidad en la relación con uno mismo, con el otro, con el pasado, con los otros significativos, con la naturaleza, con la trascendencia, las amenazas y la realidad de la violencia, la destructividad, entre las personas y con la naturaleza, la lejanía de la espiritualidad... nos tiene en una crisis de civilización que afecta a toda la biosfera, tal vez al sentido del cosmos...
Está claro que las salidas de la crisis son solamente tres.
 Una eventualidad es seguir en un camino de adaptación, de enmiendas, contando con la flexibilidad, con la suerte, con la repetición de las muchas instancias en que las campanas tocaban a rebato por el fin del mundo y, luego ,volvía a florecer humanidad, aparentemente restablecida después de pestes, guerras y distintas opresiones del ser humano por el ser humano.
Otra senda es la regresiva, dejar camino a un autoritarismo militar tecnocrático que mantenga el mundo entero como Afganistán o Irak, con la humanidad sujeta a tutela, con la apuesta por el orden en medio de la falta de libertad , de creatividad, de sentido.
La otra alternativa es la de promoción humana, la del humanismo.  La de la complejidad. La de la ecosifia. La de la esperanzea. A diferencia de las otras dos, para ella necesitamos u evoltivo cambio. Un cambio  de paradigma  cultural básico.