miércoles, 26 de febrero de 2020

El Arte de Vivir 102

El Arte de Vivir 102
La resistencia y las dificultades para asumir la vida y tener un proyecto  2

El desarrollo personal es un proceso, constante, permanente, de mayor o menor profundidad, de distintos sentidos, a lo largo de la vida. Ganamos experiencias, perdemos neuronas, nos ampliamos, nos estrechamos ...”nunca el mismo humano”.
 Estamos hablando de una cierta dimensión del desarrollo personal, el asumido, el dependiente de un proyecto, con una dirección, una intención, objetivos, referencias, metas, posiblemente medios, itinerarios, formas de evaluación. A este proceso de cambio intencionado lo hemos llamado desarrollo terciario, distinguiéndolo del “natural “, primario, y del producto de la socialización, secundario.
Nuestras palabras se han encaminado a motivar para el establecimiento, para el inicio y la mantención de proyectos de desarrollo personal terciarios.  Los  sumamos a múltiples iniciativas de cambio cultural asociados a la búsqueda de un mundo más democrático, más participativo, más integrado. Más sano.


martes, 25 de febrero de 2020

El Arte de Vivir 101

El Arte de Vivir 101
La resistencia y las dificultades para asumir la vida y tener un proyecto  (1)
La vida nos llega, Sucede. Nos encontramos viviéndola. Inevitablemente, asumimos ciertos momentos: trazamos planes para hacer un viaje, para financiar una enfermedad, para enfrentar una entrevista a la que acudimos buscando trabajo. Ello ,puede ser sólo una manera de actuar excepcional, en el discurrir de un desplazarse en función de hábitos, de quehaceres realizados en forma automática, con distintas vivencias, pero sin plan previo, sin interrogantes.
En una manera, muy en boga, de encarar el desarrollo personal, nos inscribimos en talleres de un fin de semana o de mayor extensión y allí “hacemos desarrollo personal “, moviendo los brazos, dibujando, cerrando los ojos, hablando... con igual convicción que al presumir un “hacer el amor “ en el transcurso de una relación sexual. “Hacer el amor “, como hacer sopaipillas o realizar depósitos en el banco… Es la unidimensión, la reducción de la cotidianidad a un común denominador. La complejidad, las diferentes dimensiones del amor, se expresarían, se agotarían en unos cuantos movimientos y sensaciones, no necesariamente asociados a una comunicación de existencia a existencia, de yo a yo, de proyecto a proyecto. Desde prismas filosófico – sociológico y filosófico – biológico, respectivamente, Fromm enmarca este reduccionismo en la noción de salida “improductiva “ al problema de la separatividad humana y Marcuse señala la presencia del “hombre unidimensional”,mientras el Pricipito nos recuerda que lo esencial es invisible a los ojos. Las transformaciones en la sensibilidad, en la conducta, los desarrollos, no dan evidencias directas, inmediatas, como los cambios en la dirección de un vehículo o en una pantalla televisiva a consecuencia de un operar digital.


lunes, 24 de febrero de 2020

Miradas a la Esperanza 10

Miradas a la Esperanza 10
Esperanza (Optimismo, Pensamiento sobre el futuro, Orientación hacia el futuro)
Estas variables se refieren a posturas cognitivas, emocionales y motivacionales hacia el futuro. Según Peterson y Seligman (2004), pensar sobre el futuro, esperar que ocurran los resultados esperados, actuar de forma que esos resultados esperados sean más probables y confiar en que los esfuerzos que se realicen merecen la pena provoca buen ánimo y acciones dirigidas a la consecución de objetivos.
Esta fortaleza tiene múltiples efectos positivos. La gente optimista tiene mejor estado de ánimo, es más perseverante, tiene más éxitos y experimenta una mejor salud física (Peterson, 2000). El optimismo y la esperanza están relacionados con la resolución activa de problemas y la atención a la información relevante para dicha resolución (Scheier, Weintraub y Carver, 1986; Aspinwall y Brunhart, 1996) y fomentan las buenas relaciones sociales y el éxito académico, atlético, militar, profesional y político (Seligman, 1990; Buchanan y Seligman, 1995; Snyder, 2000, 2002). Incluso las creencias optimistas no realistas sobre el futuro protegen de la enfermedad (Seligman y Csikszentmihalyi, 2000). Estudios sobre enfermedades amenazantes para la vida sugieren que los que permanecen optimistas presentan los síntomas más tarde y sobreviven más tiempo que los que presentan un afrontamiento más objetivo.
Los efectos del optimismo están mediados especialmente a nivel cognitivo: un optimista es más probable que ejecute hábitos que mejoren la salud y aseguren el apoyo social, aunque es posible que los estados emocionales positivos afecten directamente al curso de la enfermedad. La orientación hacia el futuro está asociada con la conciencia, la diligencia y la capacidad para retrasar gratificaciones, probablemente asociadas al mantenimiento del bienestar subjetivo, según varios autores (por ejemplo, Agarwal, Tripathi y Srivastava, 1983; citado en Peterson y Seligman, 2004). El desarrollo del optimismo previene la depresión (Seligman, Schulman, DeRubeis y Hollon, 1999).



domingo, 23 de febrero de 2020

Miradas a la Esperanza 9


Miradas  a la Esperanza 9

LA ALEGRÍA Y LA AMISTAD VUELVEN AL PLANETA DE LA ESPERANZA.
 (De  El Planeta de la Esperanza,)
Al recibirlas en el Planeta de la Esperanza, la Alegría y la Amistad sintieron la sonrisa de Alicia y la de el Principito como mensajes de bienvenida en un idioma común.

La Alegría abrazó a los dos jóvenes, denotando conocerlos desde los inicios del tiempo.

La Amistad estrechó con una mirada muy tangible a su hermana y a los dos amigos de siempre.

“Nosotros también”, dijeron , al unísono,al integrarse,el Zorro y el Conejo Blanco.

“Bien venidas queridas hijas,” expresó, llegando, su verde radiante, impeable la corona de flores, la Esperanza . Luego agregó lo consabido: “Cuidado está ocupado en la Tierra.”

Al tanto de la dinámica de la relación entre sus padres, Alegría y Amistad se limitaron a decir : “Ya lo iremos a ver.”

El conejo blanco trajo vasos con jugo de zanahoria y los cinco se pusieron a conversar.

Como solía pasar, la Esperanza les puso al día de cómo el padre Cuidado veía lo que acontecía en la tierra al más conspicuo de sus habitantes que , tal vez con un peculiar sentido del humor,  se llamaba a sí mismo Homo Sapiens



viernes, 21 de febrero de 2020

Miradas a la Esperanza 8

Miradas a la Esperanza 8
La Esperanza
María  Zambrano
La esperanza se encuentra en ocasiones desasida, como flotando sobre todo acontecimiento, sobre todo ser concreto, visible, ella sola, la esperanza sin más.
Se produce raras veces, individualmente en personas que todo lo han perdido y que nada en concreto esperan.
En la vida histórica tal modo de esperanza pura, desasida, librada a sí misma o entregada a la inmensidad, se produce a veces por larguísimo tiempo en pueblos o razas oprimidas, y más que oprimidas desamparadas.
La felicidad no es fruto que se recoja por sí mismo, hay que hacerla, sostenerla, crearla y, aún más difícilmente, saberla recibir y recoger cuando llega.
La esperanza es la trascendencia misma de la vida, que incesantemente mana y mantiene el ser individual abierto.
Y en el fondo de esta esperanza genérica, absoluta, podemos discernir algo que la sostiene: la confianza. La esperanza sostiene todo acto de vida; la confianza sostiene a la esperanza.
Toda situación sin salida puede ser relativizada. Es lo que se descubre a la luz de la esperanza.
La esperanza como un puente marca el camino al señalar la otra orilla.
El puente es camino, y además une caminos que sin él no conducirían sino a un abismo o a un lugar intransitable. Por virtud y obra de la esperanza, el hombre puede realizar ese imposible que es caminar sobre su propio tumulto interior, sobre el tiempo que se le pasa y puede en cierto modo elevarse y sostenerse sobre su propia hondura.
Muchos son los pasos de la esperanza, y nos parece que sean la aceptación de la realidad que asciende a esperanza de verdad: la llamada que asciende a invocación del bien; la ofrenda que puede llegar al sacrificio de lo mejor de uno mismo en que se cumple la acción de transmitir, el trascender.
Hay una esperanza que nada espera, que se alimenta de su propia incertidumbre: la esperanza creadora; la que extrae del vacío. De la adversidad, de la oposición, su propia fuerza sin por eso oponerse a nada, sin embalarse en ninguna clase de guerra. Es la esperanza que crea suspendida sobre la realidad sin desconocerla, la que hace surgir la realidad aún no habida, la palabra no dicha: la esperanza reveladora; nace de la conjunción de todos los pasos señalados, afinados y concertados al extremo; nace del sacrificio que nada espera de inmediato más que sabe gozosamente de su cierto sobrepasado, cumplimiento. Es la esperanza que crece en el desierto que se libra de esperarnos por no esperar nada a tiempo fijo, la esperanza librada de la infinitud sin término que abarca y atraviesa toda la longitud de las edades.
Fuente: Las raíces de la esperanza. Los bienaventurados, 1988. María Zambrano


El Arte de Vivir 100


El Arte de Vivir 100

Amor y Desapego(2)

El tema de la separación, oposición , sinergia , posible identificación , entre el amor y el desapego, enfrenta  a culturas,  y a todos nosotros ,  seres habilis-algo sapiens.

En un nivel básico, amor es afirmación, polo yang ;desapego es  desprendimiento, dimensión, radical ,polo  yin.

 Sin embago, está claro que  la plenitud del amor  incluye el despendimiento. Es la pareja  que se ama en que cada cual respeta el espacio, el proyecto, hasta la decisión de dejar la pareja del compsñero o la compañera .

El desprendimirnto, el  llamado desapego,  puede ser superficial ,con ego, al servicio de la auto imagen,  expresión de  indiferencia o de  encono con lo humano, con la vida,  con la trascendencia.

El desapego de fondo  es  un privilegiar  el sentido de la vida, la trascendencia, lo que hace posible la existencia  del yo individual y sus víinculos  e intereses.

El nombre del amor con desapego es conocido, se lo denomina amistad, amistad profunda, amor no posesivo, amor desapegado.

El desapego con amor  es  el desprendimiento  de todo narcisismo, incluso el de homo  habilis con máscara de sapiens.
Es indistinguible de la militancia en la vida y del agradecimiento por ser.

El camino de la evolución, el hilo de Ariadna para la salida del  laberinio en que  se encuentra el desarrollo humano, integra, trenza, el amor desapegado y el desapego  inspirado en el amor.













jueves, 20 de febrero de 2020

El Arte de Vivir 99

El Arte de Vivir 99
Amor y Desapego(1)
Abocados al problema , multiforme  y elusivo , del arte  de vivir, hemos ido avanzando en un tema que requiere  coraje,muy  produndo, la ecologia del yo.
En nuestro primer  momento  estamos viendo  un aspecto de la ecología  del  yo: las grandes  tensiones  de la realidad a la escala humana, Imposibles  de separar entre sí.
 Hemos visto, hasta  ahora, desde una  racionalidad integradora,  seis grandes polaridades  a integrar en el arte de vivir:
Misterios y problemas
Autonomía y pertenencia
Posibilidades y límites
Evolución(fortalezas) y debilidades
Integración y focalización
Lo Poético y lo Prosaico
Una tensión , imposble  de separar en los hechos  de las seis   en  refererencia,  muy presente    en los vínculos más íntimos  ,en el acaecer cotidiano y en las matrices culturales, es la del amor y el desapego.
 Cuando  son poco desarrollados, amor y desapego se ignoran, divergen, se descalifican.
En las personas y  movimentos culturales  que pudieran llamarse desarrollados ,se integran, se complementan.
Un desapego  profundo es des apego, separación del ego  apertura al amor.
El amor  profundo, el amor sin posesividad, el amor  de amistad, es desapegado.